miércoles, 26 de octubre de 2016

ASÍ LO DIGO




La última fue su primera vez, así lo digo,
porque fueron tantos  los experimentos
las tentativas
los acopios de intenciones...

Rola sin respiros
a merced de las contrarias ideas,
fuera de cualquier retorno.
Medidamente imperfecta
impúdica e insaciable,
sedienta de eyaculaciones atemporales
y lunáticas
de amantes seres obsequiosos,
siderales amables y primitivos,
en sus armonías pretendiendo merecer
para sus convenientes bocas
los colindantes tañidos.

La terciaria fecha resalta lo originario
justo la catadura de las expresiones y sus cotas,
elipsis gimiendo su espacio y movimiento introvertido
por los que de ningún modo se alojará la fortuna
entre sus vacantes pasos o bastimentos a la deriva.

Era la inclemencia, donde no se echa de ver
lo desguarnecido ni el desarreglo
que proporciona la incertidumbre,
¿era quizá una duda adosándose sin modestia a su pórtico,
sin hacer antesala
para que florezca proveída de lo oportuno
dejada de lo presuntuoso?

Una vez más inquiere por mí
y la refutación no tarda,
no me hallaría sin lo mixto y lo estricto
arrancado a los capiteles viciados
de aquella confusión del lapso.
No concurriría sin los taciturnos símbolos
que me escindieron sin frugalidad
entre suceso y suceso
en la contemplación inexpresiva
donde la rehúyo. 

pichy