viernes, 5 de enero de 2018

PARA QUÉ SIRVE LA POESÍA?



Dicen que la poesía es un trabajo estéril y no sirve para nada.
Es una pérdida de tiempo en este mundo globalizante y amorfo,un desperdicio del intelecto, una entelequia espiritual mal retribuida.

La poesía se emplea para aplacar las tormentas del alma, redimir a una mujer o un hombre, o llenar el corazón de ese sentimientollamado amor.

Puede, en dosis bien servidas, alimentar el espíritu, asustar una soledady alejar una tristeza.

Sirve también para reflexionar acerca de si las piedras hablan o si la lunaes medicina para el mal de amores.

Por medio de la poesía podemos hacer hablar las flores y voltear el cielo de cabeza, cambiar la tarde de lugar. Es un buen recurso para transgredir la monotoníay curar el insomnio.

Octavio Paz afirma que la poesía no es una actividad mágica ni religiosa,no obstante el espíritu que la expresa, los medios de que se vale, su origen y su fin,muy bien pueden ser mágicos o religiosos.
Mientras que en la religión lo sagrado cristaliza en el ruego, en la oración,en el éxtasis místico, en un diálogo o relación amorosa con el creador,el poeta lírico entabla un diálogo con el mundo; en ese diálogo hay dossituaciones extremas: una de soledad y otra de comunión.

¿Qué pretende el poeta cuando expresa su experiencia? Paz contesta:
“La poesía ha dicho Rimbaud, quiere cambiar la vida. No piensa embellecerla como piensan los estetas y los literatos, ni hacerla más justa o buena, como sueñan los moralistas.

Mediante la palabra, mediante la expresión de su experiencia, procura hacersagrado al mundo; con la palabra consagra la experiencia de los hombresy las relaciones entre el hombre y el mundo, entre el hombre y la mujer,entre el hombre y su propia conciencia.

No pretende hermosear, santificar o idealizar lo que toca, sino volverlo sagrado.
Por eso no es moral o inmoral; justa o injusta; falsa o verdadera, hermosa o fea.
Es simplemente poesía de soledad o de comunión. Porque la poesía que es untestimonio del éxtasis, del amor dichoso, también lo es de la desesperación.Y tanto como un ruego puede ser una blasfemia”.

El poeta, agrega Paz, tiende a participar en lo absoluto, como el místico, y tiende a expresarlo, como la liturgia y la fiesta religiosa.

Esta pretensión lo convierte en un ser peligroso, pues su actividad no beneficiaa la sociedad; verdadero parásito, en lugar de atraer para ellas las fuerzasdesconocidas que la religión organiza y reparte, las dispersa en una empresaestéril y antisocial.

En la comunión el poeta descubre la fuerza secreta del mundo, esa fuerzaque la religión intenta canalizar y utilizar, a través de la burocracia eclesiástica.

Y el poeta no sólo la descubre y se hunde en ella: la muestra en toda su aterradora y violenta desnudez al resto de los hombres, latiendo en su palabra viva en eseextraño mecanismo de encantamiento que es la poesía.

La poesía es la revelación de la inocencia que alienta en cada hombre en cada mujery que todos podemos recobrar apenas el amor ilumina nuestros ojos y nos devuelveel asombro y la fertilidad. Su testimonio es la revelación de una experienciaen la que participan todos los hombres, oculta por la rutina y la diaria amargura.

Los poetas han sido los primeros que han revelado que la eternidad y lo absoluto no están más allá de nuestros sentidos, sino en ellos mismos. Esta eternidad y esta reconciliación con el mundo se producen en el tiempo y dentro del tiempo,en nuestra vida mortal, porque la poesía y el amor no nos ofrecen la inmortalidad  ni la salvación.

Nietzche decía: “No la vida eterna, sino la eterna vivacidad: eso es lo que importa”.
Luego entonces la función de la poesía, en un mundo vacío pero computarizado sirve de mucho y aunque no alivia, ni corrompe, purifica. No tiene más ideologíaque un alma y un espíritu en confrontación con todo lo que le rodea.

El periodista Braulio Peralta, en el prólogo a una larga y de las últimas entrevistasa Octavio Paz sentencia: “Heraldos de sí mismos, los poetas viven un mundo aparte: mensajeros del destino, en los tiempos modernos, pocos, muy pocos los escuchan,
los leen y atienden.

Vivimos con los ojos abiertos pero ciegos ante las premoniciones que nos anuncian.
¿De qué sirve pensar y sentir si todo ello no ayuda a vivir más y mejor?

El ser y la nada nos arrojan al vértigo de la ignorancia.Tendrá el poeta que gritar sus versos por teléfono, enviarlos por fax, a través de Internet,o leerlos por televisión?

Hasta eso, en los tiempos actuales, le está vedado; nadie quiere oír verdades a fin de siglo.
Eliot seguirá vivo para los mas mediáticos.

En tono de queja Peralta señala: “La poesía -la palabra del poeta- ha sido menospreciada en este siglo. Pero no ha muerto. Dicen que cada 50 años nace un poeta -poeta mayor,con ideas- en cualquier país. Poetas que defienden la poesía, porque los versos son inseparables de la defensa de la libertad. Sí: la poesía no se lee en los estadios.Pero no agoniza. En medio de la turbulencia del fin de siglo, algo queda: un puñadode hombres que describen el mundo con versos y prosa poética.

Y para concluir, que mejor que esta definición de poesía, vertida por David Huerta

(“filo Para cortar el tiempo en dos pedazos
De espejo, de sílaba o fuego, de ropaje
Caliente o de hospitalaria desnudez”)


Prócoro Hernández Oropeza (2012)

21 comentarios:

  1. Para mucho sirve la poesía, sobre todo cuando va a lo esencial de cualquier fenómeno. Claro, que no toda nos sirve, y, siendo tan subjetiva, es fácil entender que así sea. El poema se logra cuando se realiza en los demás, cuando en algo "les dice o toca"; pero, aun cuando no se logre el poema, cuando no diga nada a nadie, en fin, cuando no cumpla función alguna, sirve para la "descarga emocional" de quien lo escribe por necesidad —ayuda a la salud mental—. Muchos de los que dicen que la poesía no sirve para nada...suelen ser los que mejores recuerdan y traen a las ocasiones los más antiguos poemas. Un árbol o una edificación pueden durar siglos; pero, una obra de arte —de cualquier índole— solo trasciende si algo "dice-da-trae-produce-etc.". Un poema vive el tiempo en que los hombres lo soportemos. Pasa, que en el materialismo-espiritual de esta época, se tiene en poca estima la riqueza espiritual y todo tiende a ser objeto de valor material, valor de uso. Me gustan mucho las definiciones y los conceptos sobre la poesía de Octavio Paz. Entrada de mucho valor, amigo.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno e ilustrativo tu comentario, gracias.

    ResponderEliminar
  3. Me sorprendió mucho este popurrí de definiciones de personajes con mentalidades y filosofías tan diversas.
    Mezclar a Nietzsche con Octavio Paz, por ejemplo.
    La subjetividad es más que patente, y se lee en el espíritu de quien la define.

    Como el de Pichy.
    Nuestro "Sancho" particular, a quien comprendo mejor en sus maravillosos comentarios que en algunos de sus barrocos poemas, donde a veces debo usar un escalpelo con sus palabras para descifrar lo que desea transmitir.
    Me gusta cómo se luce en los comentarios.
    Definición clavada, querido Pichy.



    Es un artículo extraordinario, querido Luis.
    Lo he leído varias veces.
    No me atrevo a definirla con precisión. Tal vez sea indefinible. Quizá por eso encontramos miles de intentos .
    Todas tienen algo en común:
    No vende. Pero es inherente al Hombre.
    Nace con el amor. Y renace también con el desamor. Vida y muerte. Es el alma/espíritu quien toma la palabra y la desgarra, a veces con dulzura y despacito, como acariciando; Otras, a borbotones, como desangrándose. En ella caben todos los estados de ánimo, sensaciones, ideales, sentimientos, percepciones, filosofías...
    Tierra sagrada siempre.
    Por eso siempre me descalzo cuando leo a alguien, independientemente de la calidad del poema. Pero si además tiene melodía, ritmo, calidad, y nos hace vibrar, entonces surge el milagro de esa comunión de almas. En cualquier época y lugar, todos llevamos enraizados los mismos sentimientos. Es difícil describir lo abstracto. Y cuando no se consigue con la poesía o la prosa poética, cuando ninguna palabra alcanza siquiera a su sombra, abrazamos la música, un instrumento, aunque nunca sonará igual la misma melodía en diferentes momentos, ni la recibiremos con las mismas emociones.
    Estoy pluralizando. Eso no es bueno. Hablo de mí, y salvo que me diagnostiquen múltiples personalidades, sigo siendo una con muchas emociones por circunstancias diferentes, consecuencia de esa causa. Creo.
    Nunca me gustó afirmar nada como axiomático.
    Y con los años, cada vez menos.

    Disfruté mucho leyendo a los dos.
    Estoy algo trascendental últimamente, por no decir fastidiada y pesimista. Así que lo volveré a leer en otros momentos.

    Los extraño, amigos.
    Besos a los tres.



    ResponderEliminar
  4. -¿Le gusta la poesía?
    -No, no me gusta.
    -¿Para qué cree que sirve la poesía?
    -La poesía no sirve para nada
    -¿Y que es lo que le gusta?
    -El fútbol
    -¿Y para que sirve el fútbol?

    Para evadirte. Para gritar
    todo lo que callas
    con un disimulado abucheo.
    Para sentir la ovación, la entrega
    que no te corresponde, pero que enseña
    a erizar la piel
    intentando el mismo logro.

    Sirve, para que la rutina no meta gol
    en propia puerta
    para la risa, para el lloro
    para la defensa, para el ataque,

    para estar entre amigos
    aún en la soledad.

    Begoña M. Bermejo

    ResponderEliminar
  5. O sea: ¿a ver si lo entiendo? ¿El fútbol y la poesía escrita, sirven para lo mismo o uno sirve para más cosas y mejor que lo otro?

    Si es cierto que la poesía no sirve para nada. Juguemos al fútbol.

    ResponderEliminar
  6. Digo, que primero te tiene que gustar, para saber, para qué sirve.
    Digo, qur la poesia es una marginada que esta catalogada de inservible, cuando la poesia es un medio muy utilizado en cualquier ambito de la vida, porque, qué es poesia? Poesia eres tu.
    Digo que la poesía sirve,para que un gobierno use sus metaforas y versos sueltos adornando la quiebra de un país, sirve como hilo de sutura en una gran operación, sí, sirve para sanar. Sirve para emocionarse, para que tu y yo debatamos sobre para qué sirve. Digo, que la poesia sirve, y mucho,
    Desde las palabras de Octavio,Nietzsche, Cervantes, Neruda,... Vargas, Valle, Martínez, Pérez.. pero las personas que no están vinculadas a la literatura o leen y nada más, no pueden apreciar el valor de la poesía,y mucho menos entender para que sirve, porque para ellos es fútbol. Y digo fútbol, como si hubiese dicho hacer encaje de bolillos, porque la poesia es la acción de todo verbo que sirve para expresar la existencia del sujeto.

    ResponderEliminar
  7. Puede no gustarte y saber para qué sirve. A mi no me gusta el ron y sé para qué sirve. Tampoco me gusta el fútbol y sé para qué sirve.
    El saber no ocupa lugar,ocupa tiempo.
    Y tampoco es la poesía la acción de un verbo...simplemente es la belleza expresada en palabras, pues has de saber que se puede escribir un poema sin verbo alguno.

    ResponderEliminar
  8. La poesía está también en el futbol; cómo no! Es que no aprecian la poesía en algunos goles de Messi? No han notado la poesía de muchas partidas de Capablanca? La poesía está ahí, lo que hay que saber encontrarla —dijo no recuerdo quién.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso no te lo crees ni tú. El fútbol es un deporte que nada tiene que ver con la poesía al ser un juego tosco y duro, que, como los negociantes, mercantilistas y políticos, te pueden meter un gol cuando menos te lo esperas.

      Eliminar
    2. Es que eres un sedentario empedernido, señor mío. Cuando se habla de futbol, no tienes porqué pensar solo en la Liga profesional...Hombre, que el deporte es una cosa y la maquinaria que le "saca lascas" es otra. Además, aun sabiendo la mercantilización que sufre la Liga Española, puedo disfrutar una buena jugada —porque aunque la pierna está rentada; se necesita talento y preparación—. Claro, respeto tu aversión al deporte...En fin, que ya tenemos españoles que no gustan del fútbol ni los toros —claro, con la excepción del que viene hecho bistec—, ni las alpargatas gallegas —algunos se dedican a jugar beisbol, así son las cosas y los casos..Olé!

      Eliminar
    3. El deporte es una cosa muy sana. Fíjate en el ajedrez, por ejemplo, que es un deporte, pero elfutbol no es un deporte, sino una competición para enaldecer los ánimos de dos bandos que se sientan en unas gradas esperando que el león se los coma para aprovechar y soltar adrenalina por la boca y los puños y, algunos, hacerpolítica de paso. De todas las maneras el deporte en general es una cosa muy cansada. Lo mejor es pasear y contemplar a las niñas bonitas o a los pajaritos.
      Espña es un País de intelectuales y grandes científicos y literatos, los deportistas son los menos y no hablemos ya de los toros que es , precisamente, lo que más le gusta a las vacas...

      Eliminar
  9. Me encanta el blog... Perdonen que no pueda extenderme ni visitarlos mucho... tengo pocos megas de navegación y solo cuento con el celular PARA TODO... Este debate es Muy interesante... Y como poeta y persona creo que LA POESÍA SIRVE PARA TODO.... y está en todas partes... incluso en el fútbol... Un abrazo a TODOS... Me alegra tenerlos cerca....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no creo que haya poesía en el fútbol, pero sí hay emociones encontradas, fuerza, habilidad, desahogo de adrenalina para el espectador, fanatismo y entretenimiento para tapar los problemas políticamente.

      Eliminar
  10. muy interesante como piensas yo escribo porque es mi pasion

    ResponderEliminar
  11. Claro que si, si los poderes políticos fueran poetas, no abría guerras que están poniendo el planeta patas arriba, llenado de muerte y dolor a la humanidad.

    Exquisito texto, enhorabuena.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu intervención y por leer este blog, Marina

      Eliminar