lunes, 4 de abril de 2016

UNA MARIPOSA DE LUZ




Con la voz de la tarde helada
fui evocando los yerros
piedra a piedra
desde la fuente agria hasta la umbría
y en silencio paseé
por la huerta de las melancólicas voces
donde crecen poemas entre los cardos
y verdades vagas...

subí por  una escalera larga, grada a grada,
intentando descifrar las palabras de los versos
y al tiempo un eco tranquilo
engarzó los suspiros con la realidad
y contrito el corazón
descubrí, que el amor, es un imposible
que gorjea,
amargo y dulce, de claridad oscura.

Todavía no se ha inventado el vocabulario
que exprese lo que se ve y hay en una sabana,
cuando la realidad son sueños y los sueños realidades,
-a pesar de haberse inventado tantas tecnologías-
y las personas vamos, alocadas, como el lucero del alba.

No sé cómo explicarlo...las circunstancias mandan

¿Viste? acaba de pasar una mariposa de luz
y no es un poema, es una realidad
que no interesa.

© Luis Vargas Alejo