martes, 15 de marzo de 2016

BUCLE





Siento correr versículos
por las venas de mi cuerpo
regando de carmín acuoso
los poemas de mi vida.

Siento respirar el aire
con motivos de auroras boreales
como simples alegrías internas
brotando entre neuronas libres.

Siento que voy caminando
en la espesura desértica de un día claro
hacia el cenit del verbo
de donde me hice carne.

No me preguntéis  cuántos años viví,
pues soy tan viejo como el cosmos;
polvo de estrellas, átomo de la palabra,
flujo de un bucle poético
que espera reciclarse algún día.

© Luis Vargas Alejo