martes, 22 de marzo de 2016

A BEBO VALDÉS





Bebo Valdés tocaba el piano
y el mundo se movía a ritmo de Jazz.

Sabor a Cuba, Tropicana y mambo.

Lágrimas negras al son de bolero
en un cuenco flamenco con albahaca y batanga

Mucho Sabor a tiempos lejanos
cuando la vida caribeña, era alegría con pan.

Música revolucionaria del sueño americano
¡libertad, libertad, libertad!

Y Bebo dibujo el arte en pentagramas
con un piano viejo, en la vieja Havana.

© Luis Vargas Alejo