viernes, 4 de noviembre de 2016

EN MEDIO DE LA NOCHE

Se escucha el crujido de las paredes,
en medio de la noche,
como si desearan desquitarse con grietas
por las que dejar escapar la luz.

Un paréntesis en el silencio, que se expande,
como rumor 
recorriendo pasillos
de la vida;
sube a esconderse en el desván
tropieza,
y cuando pretende incorporase
-ángulo de cuarenta y cinco grados-
las articulaciones ceden...

y te dices: ahí sólo hay poesía.

Begoña M. Bermejo