jueves, 24 de noviembre de 2016

¡JODER CON LA MUERTE!



Trabaja la muerte a destajo
y no para ni descansa,
anda por los caminos
sembrando discordias
y hazañas bélicas,
otras veces, usa virus,
enfermedades e infartos
cuando menos te imaginas.

Y llegado un momento cualquiera
se entretiene en contar abuelos
los mete en un saco y se los lleva.

Y si corres ella te alcanza.

Al final hay más muertos que vivos:
¡no me digan que no es mala leche
descansar en paz, pero muerto!

© Luis Vargas Alejo

3 comentarios:

  1. No me "cuadra" el "cuando menos te lo imaginas"; quizás, porque ya lo usas en " y cuando...y luego en "y cuando nadie...
    Por lo demás me resulta un poema logrado, amigo.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Sí, en eso de arreglar eres un maestro...bueno, también en lograrlos, es la verdad.

    Buen finde!

    Ah...eso de contar abuelos...solavaya!

    ResponderEliminar