sábado, 11 de febrero de 2017

LOS NIÑOS JUEGAN Y SOÑANDO Y SOÑANDO SE HACEN MAYORES



Juegan los niños a ser mayores
con ese amigo fantasma
que en la edad del simbolismo mágico
tuvimos todos alguna vez.

Y juegan a ser bomberos
ululando al viento
y agachados en una silla tumbada.

Y juegan a papás y mamás
y dan de comer al muñeco,
le regañan, le cantan una nana
y lo llevan a pasear.

Y juegan que son negociantes
y compran y venden lo que guardan
en sus mochilas, como si fueran
encorbatados comerciantes de sueños.

Y juegan a ser como médicos
explorando los cuerpos de amigos y amigas
que juegan al compás.

Y juegan y juegan soñando con los cuentos
que les contaba la abuela, acumulando sueños
para usarlos cuando sean mayores...

Y así los poetas, se realizan soñando
con el canto de un verso, con el cuento
de la vida soñada, con la certeza
de que sin sueños, no se puede vivir.

No dejéis nunca de soñar
para que la esperanza sea por siempre
un cenáculo de alegría, pues alguna vez,
los sueños se cumplen.

© Luis Vargas Alejo

©