martes, 12 de julio de 2016

DE LAS POSIBILIDADES



Aún vegetamos en los parques
y las pequeñas gratuidades,
porque es imposible el veraneo
para los que vivimos de un salario.
            
¿No añoran el susurro de las olas?
Digo de las posibilidades de hoy:
no de los maravillosos mañanas
—de los que ya estoy ausente—.

No me adjudico sapiencia,
ni me pretendo profeta—él me guarde—.
Además, para qué,
también puedo ser un creador
y conformar otros dioses —más zurdos
o menos rubios—.

Sólo les advierto, a mis razones,
que la inercia nos lleva a la apatía
y de los lobos de mar
nos hacen ver gaviotas.


Pichy