domingo, 31 de julio de 2016

NOCHE 30/31 JULIO 2016



En una noche larga de verano
se me acumularon las pesadillas
en los ojos tórridos del calor.

Las estrellas ululaban entre las nubes
y los salvajes vientos del sur
soplaban las trompetas de los sueños.

Imposible descansar en un colchón
con fuego interno en barbacoa
y soñé con Satanás, perdido en el Sahara.

Envuelto por el Siroco
me vi correr hacia tierras del norte
perseguido por un dragón mariposa,
pero al huir no avanzaba
y aunque mis piernas martilleaban el aire,
no me podía mover y el sudor y la angustia
me abominó la noche.

¡Maldito calentamiento global!

© Luis Vargas Alejo