jueves, 4 de agosto de 2016

APOLOGÍA DEL PRESENTE

Los tornos del espejismo
reprimen la apología del presente.

Los rizos del sufrimiento
subsisten inmutables,
anversos a un osario que próspera
en el código de los centuriones
que pretendieron los astros
y sucumbieron como todos,
bajo el polvo.

Un estremecimiento ambulante
subvierte los ministerios de la razón
cuando se busca una ruta para la paz
con el estandarte de la locura.
Pichy