lunes, 12 de septiembre de 2016

¡SOCORRO!



Vengo aquí a relajarme
presto a no pensar en poesía.

Como árbol de pie y brazos extendidos
le dejo al aire que mueva mis versos
y que, hoja a hoja, limpie mi insolencia.

Esta es mi casa, mi senda,
abierta,
libre,
sin esquemas,
sin ventanas,
viento fresco,
y algún que otro bisbiseo
del pájaro bisbita.

Vengo aquí a relajarme
sin radio, ni piano, ni bar.

© Luis Vargas Alejo

4 comentarios:

  1. Sí, sí, te noto relajadito.

    No hay nada mejor,
    como dejar que las palabras
    Andurreen por la senda
    Sin cercados ni lindes

    Se ha abierto el coto...
    Mira, mira como vuelan

    ResponderEliminar
  2. Vamos, hombre, que pensé que estabas en apuros.
    Está bueno eso de dejar al aire mover tus versos...

    Abrazos

    ResponderEliminar