miércoles, 4 de enero de 2017

INTERÉS, RÉDITO Y CONVENIENCIA


Somos todos tan iguales y diferentes a la vez
que yo no te entiendo y tu no me entiendes
como líneas paralelas  que van juntas
y nunca se encuentran.

Porque quiere el círculo ser ovoide,
la recta, ángulo, el ovoide, círculo,
el ángulo arco, y nadie está conforme
con lo que es.

El amor es una conveniencia, la sabiduría
una ignorancia, el lenguaje es arbitrario
y los sueños y deseos, son como tempestades
que abruman y calan, y cuando escampa,
el sofocante sol nos molesta.

Y he aquí, que las preferencias e intereses
son personales, y el común acuerdo
es un contrato a tiempo parcial, que vincula
hasta que una de las partes obtiene otro mejor,
y cambia su interés.

La verdad no es patrimonio de uno solo
pero cada uno tiene su propia verdad
y si dos, tres, cuatro, coinciden, sin duda,
es por propio provecho, oportunidad,
utilidad o ventaja.

La tierra necesita del agua, el frío del calor,
las nubes del viento, el individuo de la sociedad,
tú de mí, yo de ti,
y todo es tan relativo como un punto y aparte.

© Luis Vargas Alejo