viernes, 27 de mayo de 2016

APARTE CON OBAMA



Tu sociabilidad destruye
y absorbe la existencia,
cuando asumes tu jolgorio
ante la muralla turbia de la desolación,
que nos impones
en nombre de altruistas designios
invocando la gracia de un dios
que te negó su imagen y semejanza.
              
Cualquier discurso puede alienar
hasta la quiebra
la ciega democracia confundida
y volarla en mil pedazos.  
              
Tú glorificas las ansias insaciables
hasta la perdición que indigna,
con palabras pausadas y sonrisas
estudiadas para convencer
sin concluir la raíz
de alguna especulada esencia.

Pichy

6 comentarios:

  1. Poema de palabras duras hacia un hombre de buena voluntad al que no deja el imperialismo a cambiar nada.
    Y como poema, ¡magnífico!

    ResponderEliminar
  2. Buena voluntad...Mi percepción es que es un hombre culto, de verbo fácil y abundante. Vaya, todo un político, con una sonrisita...que han de envidiable muchos politiqueros. Los que lo llevaron a la Presidencia no erraron, no, tuvieron mucho acierto: era el hombre que se necesitaba en esos momentos, donde la estupidez manifiesta de Bush apuntaba a la mayor antipatía conocida en el Mundo. Claro, para USA esto de la aceptación o no por el Mundo, no es gran cosa: su engreimiento imperial está por encima de todo. Pero, leí y releí palabras por palabras los discursos de Obama, y me causó buena impresión. La inteligencia y la contención, hoy día, no abundan en este Mundo. Fíjate, los estudiantes argentinos se prepararon para “acorralarlo” y el hombre, en alarde de conocimiento y dominio del buen decir, les expresó que hoy día poco valen la definiciones políticas, poco representa declararse de derecha o izquierda, lo que debe importarles es el funcionamiento del Sistema, del Gobierno. la verdad que salió del posible apuro con un “quite”, verdaderamente elegante. Sabe jugar bien a la democracia y hablar con mesura. Acá dijo todo lo que quiso decir; pero, sin petulancia, con tacto, con inteligencia…y, siempre —muy importante en política— poniendo el parche antes de que aparezca el hueco. Nuestro Presidente se dejó llevar por el coraje, y lució mal, perdió “ la tabla”, como suele decirse, y tuvo una expresión, para mí, infeliz, al sentenciar, más o menos, “que si le mostraban una lista de presos políticos en Cuba, estarían todos en libertad esa misma tarde”…es que un Presidente puede actuar así, sin consultar a nadie…nada, habló como un omnipotente, como un Dictador. Bien que tiene Autoridad para indultos; pero, no puede liberar a todos sin un proceso burocrático y obviando al Tribunal Supremo. Claro, él debe dominar que los “desafectos y disidentes” están presos bajo acusaciones por violaciones objetivas y del orden ciudadano, y no por políticas; pero, se dejó sacar de sus casillas y, un político está obligado a contenerse y pensar lo que/y como lo dice. No puede mostrarse como en una discusión de barrio. Fíjate, ente desliz, Obama guardó respetuoso silencio.
    Gracias + Abrazo

    ResponderEliminar
  3. Sí, ese fue el fallo de Castro que se mostró como un dictador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero hay tantos que lo son y no se muestran...

      Eliminar
  4. ...O no pueden mostrarse. Las ansias de poder, superan a la avaricia. Ya tener mucho dinero, no es un problema para la mayoría de los Gobernantes —son millonarios—, hoy nada supera a las ansias de Poder...también porque el Poder es dinero...Pero, el dinero cada día va camino de ser más papel —que cualquier otra cosa—. Mientras el Poder es el que le asigna su valor. Qué vale 1 euro, 1 dólar; pues, lo que quieran los Dueños del imperio. Ah, qué te debo 5 millones; pues devaluo el papel y te pago uno, y vas en coche". La esperanza en el euro, bien pronto se desvaneció, porque Europa tuvo que entrar en el "juego". Sólo con una economía en función de un país, se puede mantener una moneda con dignidad. porque el "mercado" no resiste la tentación de la "mejor oferta"...y ya, sigo mi camino

    ResponderEliminar
  5. En el mundo de las ideologías, conquistas e imperios, nunca se desarrolaron por altruismo, sino por dinero, avaricia y ansias de poder. Americo Vespuccio no descubrio América, ni siquiero creo que estuvo allí, sino Colón, sin embargo Americo lo dió a conocer en un librito por el que le reconocieron el Nobel del nombre de un continente y a Colón lo dejaron con una mano atrás y otra delante para taparse sus vergüenzas. Y así es todo: unos crian la oveja y otros cardan la lana.

    ResponderEliminar