domingo, 29 de mayo de 2016

PROYECTO



Quiero que la tarde sea libre
como los antojos sublimes del poeta
cuando le aborda el cansancio y gime
porque no puede escribir poesía.

Quiero ser una isla
con puente de duelas blancas
-bramante sin penas tercas-
para descansar un rato por la tarde
en un espacio verde ilimitado, con límites
de verdadera cadencia. Libertad.

Que no me arrastre la corriente,
que no me quiten la vida,
que sea yo quien conduzca la aventura,
que no sea freno el amor, sino proa,
vela al viento, horizonte.

Quiere mi cuerpo ir a la par con la mente
como el remo y la barca, el eco y la respuesta,
el tiempo y el espacio,  la poesía y el canto,
los secretos de mi alma y la esperanza.

© Luis Vargas Alejo