jueves, 12 de mayo de 2016

EL QUE NO LLORA, NO MAMA



Yo no me quejo por vicio
ni me lamento sin razón,
ocurre que hay tal desquicio
gobiernos con mal oficio
que me causan desazón.

Ayer sin mirar más lejos
tuve un encuentro fatal,
un fontanero pendejo
me arregló un tubo viejo
y me cobró un dineral.

-Es el iva Don Raimundo
¿qué quiere que haga yo?
-Vaya mierda de mundo,
frío calculador iracundo
- El Gobierno ¡sí señor!

En vez de factura, albarán
-¡ay va! ¿y el iva donde está?
-es que puse buen material
no se queje, don carcamal,
o en el Fisco se enterarán.

¿No comprende Don Raimundo
que estamos en plena crisis
y lo hace todo el mundo
y en este país inmundo
vamos enfermos de tisis?

Pero esto es una estafa
que yo no puedo consentir
pues tiene poco de zafa
asi que usted me rebaja,
pues no lo puedo admitir.

Ahora bien, si hay entente
y me arregla el baño entero
siendo como es competente
yo me callo como cliente,
y le pago todo en negro.
¿Sin ningún iva dice vos?
Ni iva ni venía, ¡so ratero!
sinvergüenza, estafador,
mala hierba, buhonero,
¡y cállese, o lo parto en dos!

© Luis Vargas Alejo